Emergencia dental

Emergencia dental

Cómo saber si es una Emergencia dental: No todas las situaciones dentales deben considerarse una emergencia. Para ayudarlo a determinar si puede esperar a que lo vea su dentista o si necesita ir a la sala de emergencias o a un dentista de emergencia, hágase las siguientes preguntas:

  • ¿Tienes dolor intenso? Dolor intenso y sangrado son signos de una emergencia.
  • ¿Has perdido un diente? El tratamiento rápido puede potencialmente salvar un diente.
  • ¿Tienes dientes flojos? Los adultos nunca deben perder dientes. Un diente flojo, incluso sin dolor, es un problema grave.
  • ¿Tienes una infección? Un absceso o una infección grave en la boca puede ser potencialmente mortal y el tratamiento no debe esperar. Puede notar hinchazón o nudos en las encías o hinchazón alrededor de la cara.
  • ¿Estás sangrando por la boca? Esta es una señal potencial de una emergencia.

En general, cualquier problema dental que necesite tratamiento inmediato para detener el sangrado, aliviar el dolor intenso o salvar un diente se considera una emergencia. Esta consideración también se aplica a infecciones graves que pueden poner en peligro la vida.
Si tiene alguno de estos síntomas, puede estar experimentando una emergencia dental. Llame a su dentista de inmediato y describa lo que sucedió. Si el consultorio de su dentista no está abierto, es posible que deba ir a un dentista de emergencia o a la sala de emergencias.

¿Qué no es una emergencia dental?

Si el problema puede esperar hasta que su dentista pueda verlo en los próximos días, no se trata de una emergencia dental. A veces, los problemas que parecen críticos pueden esperar un día más o menos, siempre y cuando usted se cuide.
Por ejemplo, un diente astillado o agrietado es una emergencia si la fractura es muy dolorosa o ha dejado fragmentos afilados que causan un trauma dentro de la boca. Si el diente está astillado pero no duele, puede esperar para ver a su dentista.
Un dolor de muelas también puede esperar el tratamiento, siempre y cuando el dolor no sea intenso y no tenga síntomas de un absceso, como hinchazón de la cara, protuberancias en las encías o fiebre alta.
Si ha perdido una corona o un empaste, es probable que pueda esperar unos días para ver a su dentista. Puede pegar temporalmente un chicle sin azúcar en la cavidad después de perder un relleno. Con una corona perdida, puede intentar volver a colocar la corona en su lugar temporalmente con adhesivo para dentaduras postizas o cemento dental de venta libre, simplemente no use pegamento súper.

Emergencia dental comunes

Si sufre alguna de las siguientes emergencias dentales comunes, esto es lo que necesita saber sobre cómo solucionar el problema hasta que pueda acudir a un dentista.

Diente noqueado

Levante con cuidado el diente por la corona o la parte superior, teniendo cuidado de no tocar la raíz, y enjuáguelo con cuidado sin frotarlo. Si es posible, reinserte el diente en el alvéolo. Si no puede, coloque el diente en un recipiente pequeño de leche y acuda al dentista rápidamente para aumentar las posibilidades de salvarlo.

Diente agrietado o astillado

Si tiene una fractura muy dolorosa o grave, limpie la boca con agua tibia y aplique una compresa fría en el exterior de la cara para reducir la hinchazón. Tome acetaminofén para el dolor, pero evite usar un analgésico o un gel anestésico porque puede dañar sus encías.

Diente absceso

Un absceso dental es una afección grave y potencialmente mortal en la que una bolsa de pus en el diente ha provocado una infección. Un absceso dental puede causar fiebre, sensibilidad dental al frío y al calor, dolor de muelas persistente, ganglios linfáticos sensibles en el cuello, hinchazón en la cara y una protuberancia similar a un grano en las encías cerca del diente infectado.
Esta condición es una emergencia, ya que la infección puede extenderse a la mandíbula, al tejido circundante y a otras áreas del cuerpo. Antes de que pueda ver al dentista, enjuague su boca con agua salada suave varias veces para reducir el dolor y sacar el pus a la superficie.

Cómo evitar posibles emergencias

La mejor manera de prevenir emergencias dentales es mantenerse proactivo en su higiene bucal y realizarse chequeos de rutina con su dentista. Durante estas visitas, su dentista verificará si hay rellenos sueltos y coronas, así como signos de caries, infección y enfermedad de las encías.
Se puede crear un plan de tratamiento personalizado para abordar estos problemas antes de que se conviertan en una emergencia. También puede prestar atención a lo que sus dientes y cuerpo le dicen que esté atento a las señales de que puede estar dirigiéndose a una emergencia.
Aunque una rutina integral de higiene dental puede ayudar a mantener a raya estas circunstancias, ocurren emergencias dentales. Si se trata de una emergencia dental, el tiempo es esencial para evitar que la situación empeore.